Melilla, Navarra y Baleares son las comunidades autónomas más afectadas por esta problemática.

Después de la contaminación atmosférica, la acústica es la segunda causa de origen ambiental que provoca alteraciones en la salud. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente el tráfico por carretera es la fuente principal de la contaminación acústica en Europa, señalando que 32 millones de personas (una de cada cinco) están sometidas diariamente a niveles de ruido que superan lo permitido. Y es que el ruido es una amenaza invisible.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), el ruido es el principal problema de la población española. En el año 2018, un 17,0% de los españoles declaraban problemas de ruidos producidos por vecinos o del exterior, un 12% más que en 2017, donde este problema solo afectaba a un 15,2% de la población. A nivel de comunidad autónoma, en el año 2018 los porcentajes más elevados correspondían a: Melilla (34,2%), Navarra (28,0%) y Baleares (26,2%).

Los ruidos que más sufren los hogares son los que provienen de los propios vecinos, llegando a poder escuchar conversaciones completas o incluso la televisión a través de las paredes. Le siguen de cerca los sonidos procedentes de electrodomésticos, mascotas y música. Y es que aunque la OMS (Organización Mundial por la Salud) recomienda registros sonoros por debajo de 45dB, en la mayoría de los hogares registran valores muy por encima de 65dB, generando un fuerte malestar. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, cada año se registran en Europa 43.000 hospitalizaciones y 10.000 las muertes causadas por el ruido.

Eliminar por completo los ruidos de la vivienda es complicado, pero no es un imposible. Una buena rehabilitación puede ayudar a mejorar el aislamiento, de manera que sea posible encontrar esa comodidad tan ansiada. Según la plataforma habitissimo, en lo que llevamos de año han aumentado un 18% las peticiones para realizar alguna alguna mejora de aislamiento en las vivienda españolas. Y es que utilizar materiales aislantes es la clave del éxito para conseguir que deje de entrar ruido en la vivienda. “Materiales como el poliestireno, paneles multicapas, cristales dobles o techos de virutas y cemento, son algunas de las soluciones a las que muchas personas recurren para hacerle frente a la contaminación acústica. Asimismo, cambiar las puertas y ventanas por unas que tengan materiales aislantes es esencial para mejorar el acondicionamiento sonoro del hogar” afirma Carlos Naveda director general de habitissimo en España.

En cuanto al coste de insonorizar una vivienda dependerá del estado inicial de la vivienda, del tipo de ruido que se quiera evitar, así como del tamaño de la vivienda y los materiales que se quieran usar. “En la mayoría de los casos, insonorizar una vivienda entera puede llegar a tener un coste en torno a unos 5.000€ aproximadamente. Por el contrario, si lo que se quiere insonorizar es una única habitación, el precio suele reducirse hasta los 1.800€ en la mayoría de los casos” afirma Carlos Naveda, director general de habitissimo en España.