Septiembre como la mejor época para mejorar la eficiencia energética. Colocar una tela asfáltica en el tejado o impermeabilizar a través de la pintura son unas de las soluciones más comunes según el portal de reformas habitissimo.

Uno de los principales problemas en los hogares españoles es la impermeabilización. La aparición de goteras y humedades puede provocar daños estructurales en la casa e incluso afectar en la salud de las personas que viven. En nuestro país, cerca del 60% del parque de viviendas fue construido antes de los ochenta y más de la mitad no dispone de un buen sistema de impermeabilización eficiente.

Colocar una tela asfáltica en el tejado o impermeabilizar a través de la pintura son unas de las soluciones más comunes según el portal de reformas habitissimo. La plataforma estima un precio medio para este tipo de trabajos de 1.400 €.

El aislamiento sigue siendo una de las asignaturas pendientes en los hogares españoles. Cerca del 80% de las viviendas sufre pérdidas de calor en invierno debido a la mala eficiencia. Un adecuado aislamiento en cubiertas y fachadas puede reducir el consumo energético entre un 50% y un 65% según habitissimo. Otro punto clave son las ventanas, escoger unas con rotura de puente térmico para evitar la conductividad del calor puede suponer un ahorro del 30% en la factura de la luz.

Ante el incremento de las facturas de la luz es importante replantearse la eficiencia energética en nuestros electrodomésticos. Aunque tengan un desembolso inicial superior, aquellos con clasificación energética A+++ suponen un ahorro a largo plazo. La luz natural también puede ser de gran ayuda para reducir el consumo, así como aprovechar los descuentos en la “happy hour” que suelen ofrecer algunas compañías.

Por último, disminuir el gasto de agua en el hogar no sólo contribuye a reducir la factura de la luz, sino también a cuidar del medio ambiente. Existen dispositivo hoy en día que facilitan el aprovechamiento del agua. Son modelos de bajo consumo y ofrecen descargas más pequeñas que los modelo antiguos, que podían llegar a gastar hasta 30 litros.