Las ayudas públicas fomentan la mejora del hogar, llegándose a duplicar las peticiones para realizar una obra o mejora en la vivienda.

España posee unos 14.572.985 viviendas construidas antes de 2001, según datos del censo de 2011 del Ministerio de Fomento. Todos estas viviendas se construyeron sin el Código Técnico de Edificación de 2007 y solo el 33% de estas se construyó bajo de acuerdo a la normativa básica de 1979. Es decir, que en España nos encontramos frente a 9.731.892 viviendas que se construyeron sin ninguna medida para la eficiencia energética y se ven sujetas a obras de rehabilitación energética. 

Para garantizar que todas las viviendas españolas dispongan de las medidas necesarias para la eficiencia energética, el Gobierno de España ha puesto en marcha varias iniciativas para fomentar las reformas y reparaciones necesarias para la mejorar del parque edificado en España. Entre ellas, durante el 2018 se puso en marcha el Plan Vivienda 2018-2021 que tiene como objetivo mejorar la calidad de la edificación y su conservación, mejorar su eficiencia energética y su sostenibilidad ambiental. Por otro lado, en 2015 se aprobó la normativa para que todos los los propietarios de inmuebles ubicados en edificios de tipología residencial de vivienda colectiva que tuvieran una antigüedad superior a los 50 años estuvieran obligados a pasar el Informe de Evaluación del Edificio, que valora, entre otros, el estado de conservación, el grado de eficiencia energética y las condiciones de accesibilidad de los edificios. 

Según el informe publicado por Habitissimo “Informe sobre la rehabilitación y eficiencia energética en España”, estas medidas están ayudando a que los españoles sean cada vez son más conscientes de la importancia de la eficiencia energética de sus hogares. En tan solo tres años, en habitissimo se han duplicado las solicitudes de presupuesto registradas para realizar algún tipo de trabajo o reparación relacionado con mejora de la eficiencia energética en la vivienda. “En 2015 se registraron 56.023 presupuestos solicitando algún trabajo relacionado con la mejora de la eficiencia energética, mientras que en 2018, Habitissimo ha registrado 107.366 peticiones” afirma Carlos Naveda, director de habitissimo en España. 

En relación a la tipología de trabajos solicitados por los españoles a través de la plataforma habitissimo, el 44% estuvieron relacionados con el cambio de ventanas de la vivienda, el 35% fueron para instalar bombas de calor/frío en el hogar. Por otro lado, el 10% aisló el exterior de la vivienda y el 9% aisló el interior. En porcentajes residuales los españoles instalaron paneles solares, suelos radiantes e impermeabilizar la vivienda. 

En cuanto a la inversión destinada para mejorar la eficiencia energética de la vivienda, en el 15% de los casos fue entre 2.000€ y 2.499€. En el caso de las obras de aislamiento de fachada o interior 

el importe medio que gastaron los particulares durante el 2018 fue de 10.000€, mientras que las obras menores la inversión media fue inferior a 500€. 

Por otro lado, el 70% de los españoles encuestados considera que la calefacción y/o aire acondicionado es el principal gasto de las viviendas. Seguido de un 16% que considera que el principal gasto lo generan los electrodomésticos y el 6% considera que es el agua caliente sanitaria. Y en menor medida (5%), considera que el gasto proviene de la cocina y la iluminación, respectivamente. 

Hay que tener en cuenta que el consumo medio de la calefacción en los hogares es del 47% del valor de la factura y esto es debido al gran consumo que deben hacer las viviendas en calefacción para conseguir el confort térmico adecuado. Este importe podría reducirse en el caso de que la vivienda contará con el aislamiento térmico adecuado a su situación y año de construcción. El aislamiento completo de la vivienda tiene un coste medio de 1.670 euros, según los presupuestos registrados en habitissimo. 

En cuanto a la inversión que deben destinar los españoles para pagar la factura energética, podemos afirmar que 4 de cada 10 españoles destinan una media entre 100€-200€ al mes para pagar la factura de luz y gas natural. Por otro lado, el 15% de los españoles que residen en una vivienda unifamiliar afirma que pagan entre 200€ – 600€ al mes. Con el objetivo de reducir el coste de sus facturas y contribuir al desarrollo sostenible, el 93% de los encuestados por habitissimo reconoce tomar medidas para ahorrar en el consumo de energía.