Baleares se situó durante 2018 como la segunda comunidad autónoma con las facturas de luz y gas más caras, con una media de 1.045 euros por vivienda, según un informe publicado hoy por la empresa de reformas inmobiliarias Habitissimo.

Los hogares del archipiélago registraron unas facturas en concepto de suministro energético un 8% superiores a la media española, que fue de 970 euros por vivienda, ha destacado la compañía en una nota de prensa.

Por otra parte, el director general de la empresa, Carlos Naveda, ha asegurado que los residentes de las islas podrían reducir hasta en un 32 % sus facturas energéticas si mejorasen sus hábitos y el equipamiento de sus casas.

Según Naveda, los hogares baleares tienen un potencial del 40 % de ahorro energético en equipamiento, del 28 % en calefacción y del 32 % en aire acondicionado, aunque ha indicado que, por cada grado que sube la temperatura, el consumo aumenta un 7 %.

Para reducir el gasto de los hogares baleares, la compañía ha recomendado hacer un uso “responsable” de la calefacción y del aire acondicionado, por lo que sugiere mantener la temperatura entre los 19 y los 21 grados.

También ha recomendado considerar el cambio de ventanas e instalar el sistema de doble cristal o doble ventana, que reduce las pérdidas de calor, la condensación de agua y la formación de escarcha.

Por otro lado, en la factura de la luz, también se refleja el gasto de los electrodomésticos. Por este motivo, para mayor ahorro, es imprescindible contar con electrodomésticos de clase A, que consumen un 70% menos de energía que uno de clase G.

Por otra parte, ha recordado que, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los residentes destinan el 31 % del presupuesto del hogar al pago de la vivienda y a los suministros del hogar, un 14 % en transporte y un 13 % en alimentación.