Las solicitudes de presupuesto de casas prefabricadas se han incrementado un 22% en 2018 en Baleares, según los datos registrados en Habitissimo, registrándose 444 peticiones para la construcción de viviendas prefabricadas. Si comparamos estos datos con los registrados en 2016, podemos observar un aumento del 49% de las peticiones para la construcción de casas prefabricadas en Baleares en tan solo dos años. Y es que, las casas prefabricadas han entrado con fuerza en el mercado y se han convertido ya en una de las opciones más solicitadas a la hora de construir una vivienda. “Tanto a nivel regional como a nivel estatal, la tendencia a elegir casas prefabricadas va alcanzando mayor aceptación. La demanda se ha incrementado exponencialmente por las características que presentan como son el bajo coste de fabricación y la disminución del tiempo de instalación” afirma Carlos Naveda, director general de España en Habitissimo.

Según los datos registrados en Habitissimo, construir una casa prefabricada de 80m2 tiene un coste medio de 75.485 euros. El precio medio de estas construcciones industrializadas se sitúa 800 y 1.000 euros el metro cuadrado mientras que la construcción tradicional oscila entre los 1.300 y 1.600€. Otra de las ventajas es la rapidez con la que se construyen ya que en un plazo medio de dos meses podemos tener una casa lista para entrar a vivir. Y es que la principal característica a destacar de las viviendas prefabricadas es su rapidez de ejecución, ya que solo es necesario el montaje y ensamblado. Los tiempos de obra se reducen enormemente al solo tener que construir de modo convencional la parte de cimentación y el enganche de los suministros de las instalaciones de agua, gas, luz y saneamiento.

Entre los cientos de presupuestos registrados en Habitissimo, abundan las demandas de casas unifamiliares construidas con estos métodos. Por ello, los catálogos de casas prefabricadas se han ido ampliando mucho con la creciente demanda: distintas medidas, alturas, materiales y formas. Aunque el sistema de construcción es similar en todas las empresas aunque los materiales varían en cada caso. Otra de las grandes ventajas de la construcción prefabricada es que se puede agrandar según cambien las necesidades.

Ubicaciones más frecuentes:

Palma, Marratxí y Llucmajor son las poblaciones más propensas a decantarse por este tipo de casas.  Palma representa el 27% de las peticiones registradas en Habitissimo, seguido de Marratxí que representa un 10% del total de peticiones registradas en Baleares y Llucmajor representa un 6% del total de peticiones registradas. Las poblaciones como Calvià y Eivissa se mantienen como una de las poblaciones donde la construcción de segundas residencias prefabricadas tiene un gran peso. En cambio, Inca empiezan a repuntar como una de las poblaciones donde la demanda de casa prefabricada se incrementado exponencialmente, si se compara con los datos registrados en el año anterior.  Las casas prefabricadas son una atractiva alternativa a tener en cuenta por las ventajas que nos ofrecen. Han ido ganando adeptos a medida de que somos conscientes de todos los beneficios que nos pueden aportar frente las construcciones tradicionales.

Las viviendas prefabricadas son más económicas y pueden adaptarse a cualquier terreno. Los diferentes modelos a elegir están pensados para un terreno ideal regular, pero son adaptables contando con profesionales a otros menos favorables. Los profesionales de este tipo de construcciones también han detectado que su sistema de expansión es como el de una mancha de aceite ya que, en cuanto tienen una construcción en una localidad, es frecuente que vayan surgiendo nuevos proyectos.

Junto con el precio económico, los cortos plazos de entrega y la garantía de obtener un acabado perfecto, los españoles apuestan por ellas por el escaso impacto medioambiental, ya que se trabaja con materiales no inertes y no contaminantes. Esto las hace especialmente atractivas desde el punto de vista de la edificación sostenible, un reto propuesto la Unión Europea para el año 2020.