El 56% de las viviendas en España no disponen de las condiciones óptimas de aislamiento por este motivo no es de extrañar que la climatización de la vivienda sea uno de los principales problemas que preocupan a los españoles.

El 65% de los hogares españoles apunta a la climatización como el principal problema sin resolver, según una encuesta realizada por habitissimo. La correcta temperatura del hogar se sitúa así entre los principales inconvenientes para los cerca de 1.200 usuarios encuestados en el último trimestre del año. “Conseguir la correcta temperatura del hogar depende de muchos factores, entre ellos se encuentra el aislamiento, la ventilación o la iluminación. Sólo de esta manera se conseguirá que el sistema de climatización sea eficiente” afirma Carlos Naveda, director general de España en Habitissimo. Además, añade, “a veces invertimos en aspectos más decorativos de la vivienda y olvidamos la importancia de tener una casa saludable, especialmente en el caso de niños y mayores”.

Los hogares españoles destinan de media 1.222€ a la instalación de sus sistema de calefacción según los presupuestos registrados en Habitissimo. Aunque esta inversión irá íntegramente ligada a la zona climatología donde residan ya que puede variar mucho de un sitio a otro, haciendo que las necesidades de climatización sean diferentes. En las zonas de interior, por ejemplo, los inviernos suelen ser fríos y secos, con una gran diferencia de temperaturas por lo que un sistema de calefacción por gas es la mejor opción. En cambio en zonas costeras del sur las calderas de pellets son la instalación perfecta para pasar los meses más fríos.

Aún así, ante olas de frío los hogares deben prepararse para la bajada de temperaturas y muchas viviendas se ven obligadas a encender la calefacción durante casi todo el día para conseguir  el confort necesario para la vivienda. Y es que el 56% de las viviendas en España no disponen de las condiciones óptimas de aislamiento y entre ventanas, paredes y suelos, se escapa el calor de la vivienda. Para evitarlo, no es necesario destinar una gran cantidad de dinero, sino que con simples consejos y reparaciones, podemos mantener el calor en nuestra vivienda durante estos es días y ya realizaremos las obras de aislamiento cuando dispongamos del presupuesto requerido.

Uno de los espacios donde se nos puede colar el aire gélido de fuera son los pequeños huecos y grietas que en ocasiones tenemos en nuestra vivienda. Este tipo de desperfectos empeoran la eficiencia energética de nuestro hogar y son los responsables de la pérdida de un 20% de calor.  Por ello es imprescindible sellar este tipo de daños por donde puede entrar el aire frío y hará que ahorremos mucho dinero en la factura eléctrica. Otros puntos débiles que deben ser sellados para mejorar el aislamiento de la vivienda, son los marcos de las puertas y ventanas. Para ello, podemos encontrar gran variedad de burletes y plintos que pueden ser útiles para rellenar los resquicios entre las hojas y los marcos.

Otra forma de mantener el confort en nuestra vivienda, es aprovechar el calor del sol durante los meses más fríos es crucial. Deja que la casa se caliente durante las horas de sol y cierra las cortinas cuando este se ponga para que no se escape y puedas aislar las estancias de tu vivienda del frío. Para las cortinas debes escoger telas gruesas que den sensación de calidez para que el efecto sea mayor, y colores claros para evitar la sensación de agobio que puede provocar. Las alfombras también cumplen con la misma función que las cortinas con las ventanas: embellecer, pero sobre todo proteger, aislar y darte calidez. Las alfombras son la solución perfecta para que los suelos de la vivienda retengan el calor y aumente la sensación de comodidad.

A la hora de aislar las paredes de una casa, el mercado ofrece muchas posibilidades. Un material ligero y muy resistente son las plaquetas decorativas fabricadas a base de poliuretano. Son sencillas de colocar y pueden cortarse con cualquier herramienta indicada para madera. “Ligeras y excelentes aislantes, tanto térmico como acústico, que gracias a su composición multicelular y su naturaleza pétrea posean unas características de comportamiento frente a la humedad y la temperatura muy positivas” afirma Carlos Naveda.

Aún así, los  materiales que más aíslan térmicamente la vivienda son el parquet y el corcho. Existen suelos de parquet preparados para la humedad y el ruido incluso algunos bajo los que se ubica la calefacción de la vivienda llamados suelos radiante. “Si se tiene pensado cambiar el pavimento es muy recomendable colocar un corcho aislante debajo de los paneles de laminado, linóleo, suelos de parquet, para conseguir un mayor aislamiento. Así, el suelo será más silencioso, más caliente y mucho más agradable destaca Carlos Naveda. El corcho es un excelente aislamiento térmico y acústico. Siempre es caliente al tacto, no transmite y no absorbe el calor del cuerpo. En contraste con los otros materiales, el corcho retiene sus propiedades de aislamiento en un rango muy amplio de las temperaturas.