El 35% de los edificios de Baleares tienen más de 50 años y deben superar el Informe de Evaluación de los Edificios una inspección obligatoria.

En 2018 más de 202.026 viviendas en Baleares deberían superar el Informe de Evaluación de los Edificios (IEE), un examen de carácter obligatorio para los inmuebles con más de 50 años de antigüedad, según los datos registrados por habitissimo. El IEE evalúa, entre otros, el estado de conservación, el grado de eficiencia energética y las condiciones de accesibilidad de los edificios.

De acuerdo con el estudio, el 15% de las casas construidas en Baleares pertenece a los años entre 1900 y 1950. En ese periodo se produjo un desarrollo inmobiliario lento. Estas viviendas presentan daños en las estructuras de madera de cubierta debido a pudriciones como consecuencia de filtraciones de humedad. Además pueden sufrir fallos de saneamiento y abastecimiento de agua ya que es muy probable que las tuberías sean de plomo, zinc o hierro negro. Finalmente, la instalación eléctrica carece de protecciones suficientes para la carga que necesita ahora nuestra vivienda. “El cambio de instalación eléctrica tiene un coste medio de 2.000 euros y el cambio de tuberías estaría en torno a 1.100 euros, siempre dependiendo de las dimensiones de la vivienda” afirma Carlos Naveda, director general de España en habitissimo.

Por otro lado, el 20% de las viviendas se construyeron en el período entre 1950 y 1970, un periodo caracterizado por un fuerte desarrollo inmobiliario y como consecuencia de una construcción acelerada nos encontramos frente una ejecución menos cuidada. Por ello, las viviendas construidas en este periodo sufren grietas en las fachadas,, malos olores por falta de ventilación de las instalaciones de saneamiento. Además debido a la producción acelerada  muchos edificios pueden verse afectados por la aluminosis. Por otro lado, la falta de aislamiento térmico y acústico se traduce en una falta de confort en el interior de la vivienda. “El coste medio de realizar el aislamiento térmico de una vivienda es de 5.000 euros, pero dependerá siempre de las condiciones de la vivienda” afirma Carlos Naveda.

Los edificios deben ser objeto de inspección en los términos que especifiquen la normativa de las diferentes ordenanzas municipales que entren en vigor derivadas de dicha normativa. Es decir, los Ayuntamientos son los responsables de marcar el año de construcción de los edificios que deben pasar la IEE. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Palma obliga a los edificios construidos hasta 1968 a pasar la IEE, el ayuntamiento de Calvià en cambio obliga a los edificios hasta 1964 y en Manacor los edificios construidos entre 1936 y 1955.

Los informes de evaluación IEE deben ser redactado por técnico competente, Arquitecto, Arquitecto Técnico o Ingeniero de Edificación, debiendo ser registrado en el Ayuntamiento correspondiente y tiene una vigencia de 10 años, debiendo ser renovados al finalizar este período

En caso de no realizar la IEE de su edificio, y requerir éste obras de intervención urgentes a los efectos de garantizar la seguridad del inmueble, el Ayuntamiento puede suspender el ejercicio de actividades en el inmueble o suspender la habitabilidad del mismo, pudiendo llegar en las situaciones más graves a la ejecución forzosa de las obras que precisa el inmueble con cargo al propietario o a la expropiación del inmueble. Los ayuntamientos pueden disponer de sanciones administrativas a los efectos de asegurar el cumplimiento por los propietarios del deber de inspección de sus inmuebles.