El precio, la suciedad y el tiempo de la obra, han dejado de ser las preocupaciones más importantes para los españoles que reforman su casa.

Según el informe “Reformas y calidad” de habitissimo, realizado a 600 personas que realizaron una reforma en su vivienda en 2018, pone de manifiesto que casi la mitad de las españoles temen ante la calidad de los materiales instalados durante la obra (un 45%).

Hay que tener en cuenta que la mitad de las viviendas de toda España tienen aproximadamente más de 40 años y, muchas de ellas se construyeron con criterios de baja calidad, lo que producido muchas molestias y reparaciones. Por este motivo, no es de extrañar que los españoles hayan cambiado de preocupación en poco tiempo.

Tradicionalmente, lo que más preocupaba a los españoles a la hora de realizar una reforma era el precio y el tiempo de la obra, pero esto ha quedado relegado ante un tema de confort en el hogar. En la última encuesta realizada por habitissimo, sólo el 25% de los españoles les preocupaba que se incrementará el presupuesto establecido debido a imprevistos. Un 20% lo que más les preocupa es que se amplíe el tiempo de realización de la obra. Y finalmente, lo que más preocupa a un 10% es la suciedad que puede generar la obra en su vivienda.

En cuanto los materiales que más preocupan a los españoles son los que están relacionados con un mal aislamiento e impermeabilización de la vivienda. Un 49% teme que las ventanas instaladas no dispongan de rotura de puente térmico correcta y se cuele aire, un 38% teme que la pintura de los baños no sea anticondensación y antimoho, un 13% teme que el suelo de su vivienda no quede bien nivelado y el nuevo pavimento se levante.

Y es que, a la hora de realizar una reforma existen materiales que, aunque a primera vista sean más caros, pueden suponer un ahorro en los días de trabajo y esto se traduce directamente sobre la reducción de costes de la obra, llegando hasta un 30% del coste total. Estos materiales que permiten reducir el coste de la obra, son los materiales prefabricados que no requieren de un remate en obra.