Dos de cada tres trabajadores españoles sufrirá el síndrome postvacacional, pero nuestro hogar puede evitarlo y ayudarnos a re-adaptarnos a nuestras tareas laborales.

Uno de cada tres trabajadores sufrirá el síndrome post-vacacional al reincorporarse al trabajo. El llamado síndrome postvacacional, también conocido como estrés o depresión postvacacional, es un concepto que se refiere a la ansiedad o presión emocional que debemos afrontar al readaptarnos a las tareas laborales después de un período vacacional. Los síntomas de este síndrome son diversos y dependen de cada persona, aunque los más habituales son la apatía, el cansancio, la falta de energía, la dificultad para concentrarse, trastornos del sueño, nerviosismo, estrés o incluso tristeza.

Nuestra vivienda es donde pasamos mayor tiempo, por ello puede ser un gran aliado a la hora de hacer frente a este síndrome. Por ello, habitissimo, el marketplace líder en el sector de las reformas, da las claves de cómo evitar el síndrome post-vacacional desde casa:

  • Ver el lado positivo de las cosas y darle alegría a tu casa

Tan sencillo como pintar una o varias paredes del salón de otro color para que tu salón cambié por completo y te transmite esa felicidad que tanto necesitas. El Instituto Pantone lanzó su propuesta de tendencias cromáticas para el 2018. Unas propuestas que dejan de lado los colores pastel para llenar casas de colores fuertes e intensos. El color elegido ha sido el amarillo Minion. Un amarillo vibrante y lleno de energía que transmite calidez, optimismo y la alegría de los días soleados. Según dice la directora de Pantone Leatrice Eiseman “La gente necesita estos colores para sonreir.” El amarillo es el color del optimismo y aporta felicidad. Además los estudios demuestran que es un color que estimula la creatividad. No es un color para utilizarlo en grandes superficies sino en pinceladas de creatividad que alegrarán nuestro hogar.

  • Comer bien es más fácil en una cocina bien equipada

Comer bien es muy importante para una dieta saludable, pero aun comeremos mejor si tenemos una cocina donde poder prepararlo. Se pueden hacer unas pequeños cambios por menos de 100 euros que permitirán renovar tu cocina y hacerla mucho más cómoda. “Por menos de 100 euros puedes cambiar las puertas o cambiar el pavimento de la cocina por una pavimento por un laminado o pintar los azulejos dándole un aire mucho más fresco a tu cocina” nos comentan los expertos del portal de reformas habitissimo.

  • Realizar actividades saludables

Desde que está de moda la vida saludable y con ella la práctica deportiva, la bicicleta se ha convertido en un magnífico transporte para recorrer la ciudad. Olvídate de los muebles almacenadores que ocupan mucho espacio y arruinan la estética de tu estancia. Ahora existen sistemas y dispositivos de anclaje que te permiten estacionar tu bici cómodamente y sin ocupar demasiado espacio, contribuyendo a dar un toque moderno y actual a tu estancia. Bajo la escalera o junto a la puerta, puede funcionar además, como un elemento decorativo con gran protagonismo. Si tienes la suerte de contar con zonas amplias en tu vivienda (poco saturadas y sin decorar) puedes integrar la bicicleta como parte de la decoración a modo de escultura.

  • Duerme mejor en tu dormitorio

Porque es lo último que ves antes de dormirte y lo primero nada más abrir los ojos, el dormitorio debe de ser un lugar donde definitivamente te sientas relajado.  A pesar de que esté destinado a descansar y dormir, un dormitorio no puede parecer una cueva oscura y tenebrosa, sobre todo esos días en los que necesitas activar tu energía para abandonar la cama. Por eso es importante multiplicar en la medida de lo posible su luz y darle mucha más claridad. “Si tienes un dormitorio sin ventanas puedes poner puertas correderas de cristal donde pueda entrar mucha más luz, el precio medio es de 300 euros”, nos comentan los expertos de habitissimo.

  • Volver de vacaciones unos días antes y organizarse mejor

Volver de vacaciones unos días antes nos permitirá poder organizarte mejor, deshacer las bolsas y reorganizarse antes de comenzar con la rutina del trabajo. Por ejemplo crear un sistema de almacenamiento mediante una doble altura que te ofrece espacio de almacenaje extra en cualquier estancia de la casa, ya sea un dormitorio o un salón. Este hueco puede ser aprovechado, o bien con sistemas de cajones, o bien con espacios tipo baúl para poder guardar lo que quieras.

  • Haz que tus vacaciones perduren para siempre en tu rincón

Crea un rincón en tu hogar que sea “solo tuyo o vuestro”, y al que acudamos cada vez que queremos estar en paz. Nuestro pequeño espacio único que nos haga vivir mejor. Puedes improvisar una esquina de cualquier habitación para crear un espacio para tus aficiones o para colgar las fotos de tus vacaciones y así mirarlas cada vez que estés un poco estresado y teletransportarse allí.

  • No te excedas con el trabajo el primer día y cuando vuelvas date un baño de relax

Puesto que el objetivo es lograr la calma, tranquilidad y facilitar la relajación, los baños son nuestros grandes aliados a la hora de alcanzar dicha meta. Para ello, la sencillez, la claridad, la simplicidad y, sobre todo, el orden, son las claves. La bañera es la opción ideal para relajarse, siempre puede ser complementada con bandejas de madera que hacen más confortable el baño y mantienen siempre accesibles los jabones, esponjas o sales de baño. Aún así, si eres de los que no disponen de bañera la ducha, es una opción más real pero que no impide que logremos ese estado de relajación. Solo tienes que elegir duchas fabricadas con materiales naturales, con platos de madera, que te ayudarán a llegar a ese nirvana de relajación.