Producida por Netflix y basada en una serie británica que lleva el mismo nombre, House of Cards nos cuenta la historia de Francis “Frank” Underwood y su esposa, una pareja de inigualable ambición, que hará todo lo necesario por ascender y tener más poder en la política y el gobierno de los Estados Unidos.

Diseño sin título

habituallychic.blogspot.com

Sobre su vivienda sabemos perfectamente que la casa de Underwood tiene 3 dormitorios, dos baños y un sótano donde él baja a desahogarse con un aparato de remo al final de cada temporada. La decoración de la casa es muy clásica y funcional. La armonía es la máxima en las decoraciones clásicas como la de House of Cards. Para lograrlo, nada debe colocarse al azar, todo tiene que tener un sentido. Al igual que el Frank lo tiene que tener todo bajo control, para poder llegar donde desea, sin dejar nada al azar. Duplicar ciertas piezas es un acierto seguro para conseguir orden y armonía en un hogar.

En todas las estancias de House of Cards puedes ver la calidad de los materiales. Los muebles de la cocina y todos los muebles que la configuran son de alta gama, además de la isla en el centro de la misma perfecta para tramar el ascenso de Frank a la Casa Blanca. En cuanto a los materiales priman las maderas de nogal y roble, así como la exótica caoba. Las paredes suelen estar pintadas de color beige, amarillo y ocre hasta el caqui, teja y burdeos. Los suelos ganan calidez gracias a elaboradas alfombras persas, mientras que las ventanas se esconden tras contundentes cortinajes de jacquard brocado o terciopelo. En cuanto a la iluminación las arañas de techo y los apliques de bronce con tulipas de cristal blanco mate, son los grandes protagonistas.

f38f4206a5806e6dfbb73d78eddeaf09

static.westwing.de

Pinterest

Pinterest