Líneas puras, simpleza y funcionalidad. La decoración minimalista cosecha cada vez más adeptos en el mundo del interiorismo y en los hogares, por sus espacios sencillos, prácticos y elegantes.  Recorramos los distintos ambientes de la casa para descubrir cómo aplicar este bello estilo en cada habitación.

Imagen de bricodecoracion.com

Imagen de bricodecoracion.com

El minimalismo surge a fines de los años sesenta en Nueva York, apoyado en las ideas del arquitecto alemán radicado en USA, Ludwig Mies Van Der Rohe, quien acuñó la frase “menos es más”, característica del minimalismo, basado en la pureza de las formas, y en la búsqueda y desarrollo de una arquitectura universal y simple.

Principales características del estilo minimalista

  1. El minimalismo destaca por su pureza, la simplicidad de sus formas y los espacios amplios y despejados; un estilo totalmente alejado de cualquier exceso o saturación.
  2. Favorece los espacios altos y diáfanos, con buena iluminación natural.
  3. Se buscan ambientes equilibrados y armónicos, y para ello, hay que evitar la contaminación visual, eliminando todos los objetos accesorios que no tienen utilidad. Los elementos decorativos nunca deben eclipsar el espacio.
  4. Los colores elegidos son los neutros, con predominio del blanco y crudo; los tostados y el negro también son parte de este estilo. Los detalles de color se reservan sólo para algún detalle decorativo como una alfombra, un objeto especial o un cojín. Es común encontrar espacios minimalistas monocromáticos.
    Imagen de estilominimalista.blogspot.com

    Imagen de estilominimalista.blogspot.com

  5. Las paredes son lisas, en tonos claros o revestidas de piedra. Deben estar libres de adornos, aunque puede utilizarse un cuadro grande como foco de atención.
  6. Los materiales preferidos en este estilo son la madera, el cemento alisado, vidrio y piedras naturales. Los muebles son austeros y básicos, respondiendo a la idea de simpleza y funcionalidad.
  7. En cuanto a los textiles, el minimalismo prefiere telas frescas y lisas en blanco, crudo o marfil. Hay que olvidarse de floreados y estampados. No suelen utilizarse cortinas, pero en caso de existir, deben ser de líneas rectas y simples, como las cortinas romanas o roller.

En el salón

Los colores neutros son los protagonistas en esta moderna sala. Los muebles son de poca altura y líneas simples; el detalle de color lo aporta el gran cuadro ubicado al fondo.

Imagen de decorarinteriores.biz

Imagen de decorarinteriores.biz

En el comedor

Para lograr un estilo minimalista en tu comedor, vienen muy bien las mesas y sillas monocromáticas en tonos neutros. En este ambiente, el blanco de paredes y mobiliario contrasta con la alfombra negra. Recuerda tener a la vista sólo lo imprescindible.

Imagen de salasycomedores.blogspot.com

Imagen de salasycomedores.blogspot.com

En el dormitorio

En esta habitación rústica comprobamos que el minimalismo no necesariamente se relaciona con lo moderno. Un dormitorio sencillo y simple, sin excesos, aporta armonía y equilibrio al espacio de descanso.

Imagen de folkvox.com

Imagen de folkvox.com

En la cocina

En este luminoso espacio, la austeridad y simpleza se manifiestan no sólo en el mobiliario monocromático y en la escasez de accesorios, sino también en el piso, paredes y techo.

Imagen de quadraturaarquitectos.com

Imagen de quadraturaarquitectos.com

En el baño

El estilo minimalista en el cuarto de baño permite ampliar visualmente los espacios. En la foto, un baño muy original y austero, en el que se destacan la desnudez de las paredes y el espejo de marco rústico apoyado en el piso.

Imagen de interioresminimalistas.com

Imagen de interioresminimalistas.com

Recuerda:

  • La búsqueda del equilibrio y el orden estético son claves en el estilo minimalista, se busca que todos los elementos de la decoración formen una unidad.
  • Existen otros estilos decorativos que toman conceptos del minimalismo y que pueden aplicarse perfectamente a un ambiente minimalista, como el estilo moderno y el rústico y los estilos orientales.