El estilo moderno es uno de los más elegidos por su simpleza, funcionalidadatractivo. Se adapta a todo tipo de vivienda y a cada uno de los ambientes, y su versatilidad abarca desde el modernismo clásico hasta los diseños más vanguardistas y extravagantes. Hoy veremos las principales características de este estilo de decoración, y cómo podemos aplicarlo en cada ambiente de nuestro hogar.

Imagen de Hita Architekts en fotos. habitissimo.es

Imagen de Hita Architekts en fotos. habitissimo.es

Principales características del estilo moderno

  1. Es un estilo práctico y funcional, donde prima el orden y la limpieza visual. Una mezcla de comodidad e innovación, que busca mantener los ambientes organizados.
  2. Predominan las líneas rectas y las superficies lisas.
  3. Los colores básicos en este estilo son el blanco y el negro; se admite el uso de diferentes colores pero deberás utilizar un máximo de tres gamas de colores por ambiente, incluido el color base.
    Imagen de iidudu.com

    Imagen de iidudu.com

  4. En las paredes, prevalecen los blancos y crudos; sin embargo, es una muy buena opción pintar las paredes formando paneles de diferentes colores, que resaltan aún más la línea de los muebles.
  5. El mobiliario es simple, en tonos oscuros de madera, en negro o lacados en blanco brillante.
  6. En cuanto a los textiles, el estilo moderno no admite estampados ni telas de flores; debes recurrir a los textiles de colores sólidos.
  7. Los objetos decorativos son pocos, actuales, seleccionados y ubicados estratégicamente. Se utilizan distintos materiales, entre los que destacan el cristal, la madera, el aluminio y el hierro fundido.
  8. Los ambientes deben ser luminosos; procura una buena iluminación natural, y una iluminación artificial blanca, por ejemplo, con luces LED.

En el salón

Además de seguir los lineamientos mencionados sobre muebles, colores y textiles, tu salón es el ambiente donde debes procurar mayor orden. Deberás elegir con mucho cuidado los accesorios, para no sobrecargar el ambiente, por ejemplo, un cuadro abstracto, jarrones, lámparas o cojines que combinen dos colores llamativos.

Imagen de decoraciondeinteriores10.com

Imagen de decoraciondeinteriores10.com

En el comedor

Una de las mejores formas de aplicar el estilo moderno a tu comedor es a través de una mesa y sillas modernas, de líneas simples. Puedes acompañarla con un color neutro en la pared, y una lámpara moderna.

Imagen de blogdelsofa.es

Imagen de blogdelsofa.es

En el dormitorio

La funcionalidad es primordial. Debes tener a la vista sólo lo imprescindible para no sobrecargar el ambiente. Para la iluminación, una buena opción son las luces ocultas y las luces de intensidad variable. Olvida los estampados en tonos pastel y atrévete a un dormitorio innovador y extravagante.

Imagen de dormitoriosdecorar.blogspot.com

Imagen de dormitoriosdecorar.blogspot.com

En la cocina

La decoración debe ser actual y dinámica. Puedes optar por un mobiliario de cocina de color brillante y con líneas modernas; en este espacio también es fundamental no sobrecargar el ambiente de utensilios, dejando a la vista sólo lo necesario, y no abusar de los colores.

Imagen de hogarutil.com

Imagen de hogarutil.com

En el baño

La cerámica, el acero inoxidable y el cristal son las estrellas de los cuartos de baño moderno. La decoración en tres colores – blanco, negro y otro color a tu elección -, funcionará de maravillas; las líneas simples y rectas en el mobiliario, el orden y la mínima cantidad posible de accesorios completarán la decoración.

Imagen de porcelanite.es

Imagen de porcelanite.es

Recuerda:

  • La tecnología es sinónimo de modernidad, y ha de estar presente, pero siempre manteniendo la idea de líneas sencillas.
  • El estilo moderno a veces se confunde con el estilo minimalista, pero la diferencia es que el primero incluye una paleta de colores más amplia y una mayor cantidad de elementos decorativos.
  • Para decorar tu casa con estilo moderno no necesitas comprar muebles de autor, ni cambiar por completo tus ambientes; el estilo moderno es muy versátil y se adapta a todos los gustos, por lo tanto, pequeños cambios pueden hacer la diferencia: un cuadro moderno, un espejo, o un nuevo color para la pared, siempre apuntando a la sencillez y a las líneas simples. La innovación es fundamental.