Flexbrick permite proyectar curvaturas sin tener que alinear cerámicos.

Hoy queremos contarte sobre un novedoso producto que ha salido al mercado recientemente. Su nombre es Flexbrick, un tejido cerámico de uso arquitectónico que sorprenderá a diseñadores y arquitectos al permitirles proyectar curvaturas sin necesidad de alinear los cerámicos.

Flexbrick es una creación de las firmas Piera Ecocerámica, Cerámica Malpesa y el Dr. Arquitecto Vicente Sarrablo. Flexbrick se basa en un trenzado de acero que crea láminas flexibles de piezas de arcilla cocida (por eso hablamos de un tejido cerámico).

Flexbrick crea así un nuevo paradigma en el mundo cerámico al hablar de tejido cerámico. Las láminas flexibles de cerámica se pueden utilizar en bóvedas, paneles o catenarias, además de brindar un acabado estético sorprendente en cubiertas, fachadas y pavimentos.

El tejido Flexbrick ofrece a los arquitectos un gran número de aplicaciones constructivas gracias a que permite, por ejemplo, proyectar con cualquier curvatura, envolviendo en forma continua la superficie y obteniendo alineaciones constantes de sus piezas.

Flexbrick da la posibilidad de repensar la arquitectura y la construcción con cerámica, a través de un sistema que permite aplicar excelentes resultados en el diseño y la construcción de pavimentos, cubiertas, revestimientos verticales, estructuras, mobiliario urbano, estabilización de taludes, gaviones, arquitectura efímera, murales decorativos, obra civil y urbanismo.

Con la nueva solución Flexbrick, los profesionales también pueden personalizar cada diseño, ya que para ahcerlo, solo es necesario modificar un 10% de los componentes en cada aplicación.