Puzzle Arquitectura

Gabriela Rojman (foto de Pep Ávila)

“Gracias a Habitissimo tengo más visibilidad y he logrado contactar con clientes potenciales que después se han convertido en clientes concretos”.

Una arquitecta que combina sensatez y eficacia en todos sus trabajos.

Gabriela Rojman (Buenos Aires, 1968) siempre supo cuál iba a ser su profesión: arquitecta. Dieciocho años después empezó a estudiar arquitectura en la universidad de Buenos Aires y, casi sin querer, el reconocido arquitecto Rodolfo Livingston la invitó a trabajar en su estudio. El guión se cumplió, ya era arquitecta. Acto seguido, comenzó a empaparse del sentido común que aplicaba Livingston en todos sus proyectos.

La arquitectura de la sensatez se convirtió en su hoja de ruta, se instaló en Barcelona y creó Puzzle Arquitectura. Una empresa afincada en Sant Cugat que, según ella, “se caracteriza por ofrecer una atención muy personalizada y que interpreta lo que quieren los clientes”. Ahora también ofrece sus conocimientos en interiorismo en la Casa Elizalde de Barcelona.

En tres líneas, ¿nos puedes explicar cómo es tu empresa y a qué se dedica?

Puzzle Arquitectura es una empresa especializada en la reforma de viviendas, oficinas y locales comerciales. También asesora en decoración e interiorismo. Puzzle Arquitectura se caracteriza por ofrecer una atención muy personalizada y que interpreta lo que quieren los clientes, ya que la finalidad de la empresa es hacerles felices.

Generalmente, el cliente suele ser algo ‘molesto’ para el arquitecto. En cambio, para mí es todo lo contrario, ya que tengo una sensibilidad empática con los clientes: se podría decir que me dan alas. Me gusta trabajar con ellos y, además, se crean relaciones humanas muy fuertes.

¿Qué experiencia tenías antes de montar Puzzle Arquitectura?

Después de ingresar en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, empecé a trabajar con el arquitecto Livingston, que ya era mi ejemplo a seguir, y a partir de ese momento no pare de aprender más y más… Una cosa es la teoría y otra la práctica. Livingston era un pionero en la arquitectura argentina y tuve la suerte de que me contratase como su ayudante mientras estudiaba la carrera. Para mí era un sueño porque ya le admiraba. Cuando me dijo que quería contratarme, flotaba a 10 centímetros del suelo.

Mientras trabajé con él, fui una esponja. Él me enseñó a escuchar a la gente y eso no era muy habitual entre los arquitectos. La mayoría nunca se ha preocupado en entender qué quieren los clientes y siempre he tratado de cubrir ese vacío. La experiencia que adquirí con Livingston fue muy enriquecedora, ya que aprendí a ser honesta conmigo y con mis clientes. Hay que intentar frenar los gastos y evitar caer en necesidades absurdas que no van acorde con la obra.

 ¿Por qué decidiste crear tu propia empresa? ¿Qué te empujó?

Crear una empresa cuando me trasladé a Barcelona fue todo un desafío. En 2001, y tras un proyecto familiar, aterricé en Barcelona y empecé a trabajar con otros arquitectos en diferentes proyectos. Siempre he creído que volver a trabajar para otros arquitectos fue un retroceso en mi carrera, así que aprovechando algunos clientes que tenía, decidí montar mi propia empresa. A partir de ese momento, poco a poco, empezaron a aparecer clientes y me contrataron para pequeños trabajos.

Evidentemente, me empujó una ambición profesional, pero también quería ofrecer una ayuda real a la gente. Mi trabajo como arquitecto reside en investigar y resolver qué necesita realmente cada persona.

¿Cómo te va la empresa en estos momentos tan duros para todos?

Se trata de un momento difícil y delicado. Me encantaría tener una mayor continuidad en el trabajo, incluso me gustaría invertir más en Habitissimo porque estoy haciendo lo posible para crear vías de encuentro entre los clientes y yo, pero no siempre es posible…

Sin embargo, sí que tengo trabajo, pero no con la frecuencia que desearía. Por otro lado,  estoy impartiendo un curso práctico de interiorismo en la casa Elizalde de Barcelona (http://comodoencasa.wordpress.com/). La idea surgió un día cenando con gente que no conocía mucho y uno de ellos me animó a dar clases en la Casa Elizalde. En su momento, me pareció una buena idea y ¡ya llevo cuatro años impartiéndolas!. Además, con este curso aprendo muchas cosas cada día sobre lo que realmente necesita la gente.

Otro servicio que ofrezco es una consulta de dos horas donde el cliente me explica qué es lo que quiere mejorar en su casa y cuáles son sus principales problemas, luego les doy soluciones para resolverlos.

En tu negocio, ¿le das importancia a Internet? He visto que tienes una página web muy completa. ¿Por qué la tienes? ¿Información? ¿Una manera de captar clientes?

Sí, le doy muchísima importancia a Internet. Incluso, he llegado a hacer proyectos a través de la red. Los clientes me envían las fotos y planos, los estudio y les envío mi propuesta. Creo que Internet es una plataforma muy útil para encontrar clientes y por eso tengo un sitio web (http://puzzlearquitectura.wordpress.com) donde explico quién soy, cómo trabajo y todo lo relacionado a mi forma de entender la arquitectura.

¿Cuál ha sido el último trabajo que has realizado? ¿Cómo crees que te irá este verano?

En estos momentos, estoy haciendo un trabajo muy lindo. El proyecto, situado en Sant Cugat, consiste en diseñar una feria infantil que se celebra en el Monasterio de San Cugat. Ya es la tercera vez que me contratan para diseñar esta feria. El monasterio es precioso y está quedando genial porque no es un recinto ferial. (Más información aquí: http://puzzlearquitectura.wordpress.com/instituciones-culturales-y-educativas/).

La última reforma que he realizado fue una bolera en Lloret de Mar (Cataluña). Tengo que decir que con este proyecto disfruté un montón, ya que se trabajó en equipo. Además, se trata de un buen ejemplo de que con pocos recursos y un presupuesto pequeño se puede cambiar mucho. La inversión fue mínima, pero el cambio fue espectacular. Creo que este proyecto ha sido uno de los más efectivos de mi vida. (http://puzzlearquitectura.wordpress.com/locales-comerciales/)

La verdad es que creo que este verano me irá bien. Hay que ser positivos. Me encanta mi trabajo y poder vivir de éste. Además, pienso que con mi trabajo, manteniendo mi forma de ver las cosas y aplicando el sentido común, consigo que la gente sea más feliz y viva mucho mejor.

Me imagino que la crisis te ha afectado como a la gran mayoría de empresas de este sector, pero ¿crees que la crisis es una oportunidad para tu empresa?

Sí, claro que la veo como una oportunidad. No entiendo como muchos colegas tienen una visión tan negativa. Hay que darle la vuelta a la situación y encontrar alternativas. La crisis nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro potencial y nos obliga a exprimirnos la cabeza buscando soluciones. Si los recursos son escasos, hay que aprender a trabajar así. La situación exige un mínimo material y un máximo mental.

¿Qué proyectos tienes a largo plazo?

Quiero empezar a hacer un proyecto para aquellas personas que quieran especializarse en interiorismo. Creo que tengo muchas cosas que ofrecer y hay mucha gente interesada. Este nuevo proyecto se llamará Puzzle Learning.

¿Crees que Habitissimo ha ayudado a mejorar tu negocio?

Si, por supuesto, me ha dado mayor visibilidad y gracias a ellos he logrado contactar con clientes potenciales que después se han convertido en clientes concretos. Y todo gracias a Habitissimo.

 ¿Cuántos trabajos has conseguido gracias a Habitissimo? ¿Qué porcentaje suponen respecto al total de tus trabajos?

He conseguido varios trabajos a través de Habitissimo. En total, serían un 30% aproximadamente. No en cantidad, sino en volumen de ingresos. Si me refiero a cantidad de trabajos sería un 50%.

¿Cómo funcionas? Explícanos un poco cómo es tu manera de trabajar. ¿Qué pasos sigues?

La verdad es que tengo un método muy pautado. La primera consulta es en mi oficina o por teléfono y le planteo una hoja de ruta al cliente. Me explico, le indico cuales son los pasos a seguir para que todo quede marcado. Se trata de una especie de contrato.

De esta manera, le ofreces tranquilidad y transparencia al cliente, incluso queda pactado qué haré, cuándo se entregará y cuánto cobraré. Creo que es mucho mejor dejar las cosas claras desde un principio.

¿Qué valoran de tu empresa los clientes?

Sin ninguna duda, la profesionalidad que ofrezco. Pero también el trato cercano que dispenso a todos mis clientes. Me gusta transmitir una imagen de cercanía y creo que es fundamental conocer la opinión completa del cliente sobre qué tipo de obra tiene en mente.

Otra cosa que creo que valoran los clientes de Puzzle Arquitectura es que la ejecución de la obra siempre se realiza en el tiempo y en la forma establecida.

¿Te está resultando rentable el servicio de Habitissimo? ¿Animarías a otras empresas a crearse un perfil en Habitissimo?

Sí, claro que sí. El servicio que ofrece Habitissimo es rentable para todas las empresas del sector. Lo que más lamento es no tener más disponibilidad económica para poder reinvertir en los abonos. Mis márgenes comerciales son mínimos y muy limitados en la actualidad.

Sí, animaría a otras empresas y, de hecho, lo hago.

Por último, ¿qué mejorarías de Habitissimo?

Son pocas cosas, pero sí que agregaría una planilla que registrase los clientes contactados al estilo Emagister.

Otra cosa que mejoraría sería la tasación de los presupuestos. Creo que a veces hay trabajos que requieren poco presupuesto y están tasados muy caros, y viceversa.