tapa_solaris

Inodoro suspendido de la Línea Solaris de la marca Ferrum

Si estamos por realizar una reforma en el baño, el inodoro es un elemento más que puede marcar significativamente el estilo que optemos por elegir. Por eso, a continuación detallamos algunos de los tipos de inodoro que podemos elegir:

Modelo con cisterna de pared: con cisterna alta o baja; el primero  se suele colocar a 210 cm del suelo conectada al inodoro con un tubo de desagüe de PVC. Las cisternas de pared bajas van colocadas, según el tipo, a unos 85 cm del suelo.

Los WC monobloque (completo): poseen la cisterna atornillada al inodoro directamente, esto facilita el uso a los niños y generan menos ruido. Son los modelos que más se colocan.

Los WC suspendidos: atornillados a la pared y levantados del suelo. Debemos contar con una pared sólida para instalarlo y que halla un espacio tras ella para la cisterna facilitando la limpieza a su alrededor.

Hay dos tipos de salida de acuerdo al tipo de desagüe con que contemos: si sale del suelo necesitaremos un inodoro con salida en S (vertical) y si el desagüe sale de la pared necesitaremos un inodoro en P (también llamado en H, de horizontal).

Aún cuando en la gran mayoría de casos se sigue optando por adquirirlos en color blanco y en un estilo estándar, existen muchos otros colores, estilos y formas que los que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de los hogares.